22 ene. 2014

Champú sólido anticaída para pelo graso

Esta es la primera receta de cosmética hecha en casa del blog, y ¡espero que no sea la última!

Hoy vamos a preparar un champú natural casero en formato sólido hecho para evitar la caída del pelo, pero con ingredientes también para fortalecerlo y destinado a aquellas cabecitas que tienen el cabello graso. Los ingredientes son los siguientes:


Sé que muchos de los ingredientes suenan a chino completamente, así que por ello voy a explicar un poco qué es cada cosa:

- Sodium Cocoyl Isethionate (SCI) y Sodium Coco Sulfate (SCS): tensioactivos detergentes, es decir, son los ingredientes que van a limpiar el pelo de sudor, exceso de grasa, polvo, contaminación, etc. Ambos son derivados de los ácidos grasos del aceite de coco, por tanto son vegetales, y lo que más me gusta es que son muy respetuosos con el pelo, tanto a nivel del cuero cabelludo como con las fibras capilares en sí. Son ingredientes indispensables para realizar champús sólidos, y la única diferencia entre ambos es que el SCS tiene mayor poder de limpieza (y también puede ser un poco más irritante) y hace más espuma, y el SCI tiene menor poder de limpieza, pero es más suave en cuanto a posibles irritaciones.
- Polvo de ortiga: la ortiga es una planta con muchísimas propiedades y vitaminas para el cabello, y es un ingrediente excepcional para fortalecerlo, además de ser muy útil como anticaída y regulador del sebo.
- Aceite Esencial de romero: en el mundo de la cosmética natural, la palabra "aceite esencial" se suele acortar con las siglas AE. El AE de romero promueve la circulación sanguínea, y por ello, es un buen anticaída para el pelo.
- AE de árbol de té: este aceite es ideal para tratar la caspa, el pelo graso, las cicatrices, y además combate los hongos, bacterias y virus.
- Provitamina B5: ingrediente fortalecedor, calma irritaciones, hidrata y repara las fibras capilares.
- Proteínas de seda: mejoran y mantienen la hidratación del cabello, le proporcionan brillo y lo acondicionan, a la vez que también lo fortifican y reparan.

PREPARACIÓN

  1. En un recipiente (yo he usado un cuenco de cristal) ponemos el SCI y el SCS junto con el agua. Aquí podemos optar o bien por agua normal, o bien haciendo una infusión (menta, romero, cola de caballo...) y echándola en vez de sólo el agua.

  2.  Ponemos el recipiente con esos ingredientes en un cazo al baño maría a fuego lento, y con una espátula (mejor de madera o plástico) vamos removiendo y presionando hacia abajo toda la mezcla para que se disuelva todo mejor. Cuando esto tenga una consistencia pegajosa y gomosa (ver foto abajo) y esté todo bien mezclado, lo sacamos del cazo.

  3. Ahora echamos en la mezcla el polvo de ortiga, y removemos bien.

  4. Por último, echamos el resto de ingredientes (ae de romero y árbol de té, la provitamina B5 y las proteínas de seda) y cada vez que se añada un ingrediente, mezclamos un poco (es decir, añadimos el ae de romero, y removemos un poco la mezcla, luego el ae de árbol de té, y removemos de nuevo, etc.)

  5. Este tipo de champús no necesitan conservantes, pero si se desea, se puede añadir al final unas gotitas de conservante como Vitamina E o bien Cosgard.
  6. Ya que tenemos nuestra mezcla, la ponemos en el molde que queramos. Yo aquí utilicé como molde una de las famosas latas para champú de Lush, pero como estas latitas son rígidas (no son como un molde de silicona por ejemplo, que para desmoldarlo puedes apretar un poco por fuera para que salga la preparación, igual que los moldes para cubitos de hielo) puse alrededor de la lata unos cartones para que así saliese luego mejor el champú.

  7. Cuando pongamos la mezcla en el molde, hay que empujar la preparación bien hacia abajo para que no queden burbujas y esté todo bien compactado. Podéis hacer esto con los dedos, o con un mortero, y así quedará también más lisa esa superficie.
  8. Metemos al congelador durante unos 15 minutos, luego lo sacamos, desmoldamos, y ¡listo! Ya tienes tu champú casero.

Estos champús sólidos pueden ser usados al instante de haberlos desmoldado, pero yo recomiendo mejor dejarlos secar encima de un trapo o servilleta en algún sitio que esté bien ventilado durante 24 o 48 horas para que así se sequen completamente y terminen de endurecerse.
Todos los ingredientes usados yo los compré en la famosa página Aroma Zone, ya que es una web donde venden muchísimas cosas (y a buen precio) para realizar cosmética natural en casa (os recomiendo visitar la web en francés que es donde están todos los productos que tienen; en la página en español hay también, pero faltan muchísimos). Pero hay otras webs españolas como Gran Velada por ejemplo donde también podéis encontrar varios (aunque no todos) de los ingredientes para esta receta.

Yo (y mi familia) llevamos usando este tipo de champús hechos por mí un tiempo (cada champú para cada tipo de pelo que tenemos) y nos encantan. En mi caso particular, noto el pelo mucho más suelto, limpio pero a la vez hidratado (con los sólidos de Lush notaba que el pelo estaba muy limpio, pero con una textura de estropajo, tal cual), con brillo, sin descamación ni caspa en el cuero cabelludo, y además el tinte de mi pelo me dura ahora el color intacto ¡muchísimo más tiempo! Hablaré en otro post sobre este tema más detenidamente.

* Todos los productos de esta entrada han sido comprados con mi propio dinero

¿Qué te ha parecido el champú? 

¿Te animarías a hacer uno, o ya eres experta en este terreno cosmético?

Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Espero que hoy sea un gran día para ti :)

Twitter Facebook Delicious Digg Stumbleupon Favoritos Más